Sobre Nosotros

 

Equipo Ruby cupEsquierda a la derecha: Amaia, Leanka, Maxie, Julie y Eva.

“Creemos que todas las mujeres se merecen lo mejor. Vamos a demostrarle al mundo lo que sucede cuando le damos una oportunidad al cambio positivo.”

Nuestra empresa

La Ruby Cup es fabricada por Makit, una empresa social galardonada, llena de pasión e impulso para la creación de un cambio social.

Misión 
Proporcionar una solución de higiene menstrual sostenible y saludable para las mujeres y las chicas de todo el mundo.

Valores
Honramos la sostenibilidad: económica, social y ambiental. Valoramos la transparencia, la integridad y la confianza en todas las relaciones. Creemos en las asociaciones con el fin de lograr nuestra misión y como la mejor innovación proviene de un enfoque inclusivo, desarrollamos nuestro negocio en colaboración con nuestros grupos de interés. Por último, pero ciertamente no menos importante, ¡nos gusta divertirnos!

Premios

La Ruby Cup es la ganadora de La Competición del Emprendimiento Social Global en 2012 (EE.UU.), Venture Cup 2012 (Dinamarca), la Sustainia100 Solution, ha sido finalista en la Ben & Jerry Join Our Core de 2012 (UE), galardonada con el segundo premio del Future Impact Award en 2012 (Suiza) y ha sido nominada para el Premio Alemán del Compromiso en 2013.

Sobre la Ruby Cup

Quiénes somos
Ruby Cup es negocio social con sede en Dinamarca y Kenia. Fue fundada en 2011 por Maxie Matthiessen, Veronica D’Souza y Julie Weigaard-Kjaer. Ruby Cup cree que todas las mujeres se merecen lo mejor. El equipo trabaja en Berlín y Nairobi y cada vez más en todo el mundo a través de varias organizaciones asociadas.

Lo que hacemos

Producimos y vendemos la copa menstrual Ruby Cup, hecha de silicona médica 100 %. Las copas menstruales son una alternativa saludable, respetuosa con el medio ambiente y económica a los tampones y compresas. Puedes encontrar más información acerca de los beneficios de la Ruby Cup aquí.

Por qué lo hacemos
La menstruación es todavía un tabú en muchos países. En algunas regiones, es un poderoso tabú que excluye a las mujeres de la comunidad durante el tiempo que duran sus periodos. Por otra parte, las mujeres y las niñas a menudo no pueden permitirse los productos de higiene. Como resultado, tienden a quedarse en casa en lugar de ir a la escuela o al trabajo.
Queremos romper el tabú de la sangre. Queremos iniciar conversaciones sobre la menstruación y hablar del cuerpo femenino abiertamente. Con la Ruby Cup ayudamos a cambiar la historia: desde la exclusión al empoderamiento, sin importar el período.

Cómo trabajamos
Vendemos copas menstruales basadas en el concepto “Compra una, dona otra”. Por cada compra de una Ruby Cup en los países industriales, permites que otra copa llegue a una niña en África. Distribuimos las copas menstruales en colaboración con organizaciones locales en África del Este. También es posible sencillamente donar una Ruby Cup a una chica.

Lo que nos motiva
Muchas usuarias de Copas Ruby nos comentan lo cómodas que se sienten durante sus períodos. Especialmente las niñas en África que nos cuentan que la Copa de Ruby cambió sus vidas para mejor. Echa un vistazo a suscartas.
Las Copas menstruales son reutilizables durante 10 años. Con la Ruby Cup, las niñas pueden ir a la escuela primaria, secundaria y todo el camino a la universidad sin tener que preocuparse más de sus períodos.
Nuestro trabajo desencadena un cambio aún mayor, que va más allá de proporcionar Copas Ruby a las niñas necesitadas. Con nuestra influencia, se han desarrollado diferentes estructuras en la comunidad de forma automática y muchas niñas en Kenia han fundado sus propios Clubes Ruby. Estos clubes significan un espacio abierto para las mujeres y las niñas para hablar sobre la menstruación y la salud reproductiva, potenciándose mutuamente.

rubyladies

Nuestra historia

El primer día de universidad
Todo comenzó en Dinamarca en un día de verano del 2005. Las tres nos conocimos en clase en la Escuela de Negocios de Copenhague y nos convertimos en amigas íntimas a través de la combinación de un gran trabajo en equipo y del deseo común de cambiar el mundo a mejor. Creíamos que este cambio sólo podría llevarse a cabo desafiando los métodos existentes de desarrollo y negocios.

Propósito y beneficios
Decidimos que queríamos empezar una empresa que se centrara en la solución de un problema social desde una perspectiva empresarial. Una empresa que pudiera demostrar que el futuro del negocio está en ser responsable, tanto en las operaciones diarias y en el impulso de la innovación social a la vez que se obtienen beneficios. Desde nuestro punto de vista, este enfoque asegura la sostenibilidad financiera, la libertad para crecer y expandirse a nuevos mercados, y la capacidad de crear nuevos productos y servicios innovadores. Por lo tanto, se adhiere a la famosa filosofía de “hacerlo bien haciendo el bien”.

Una solución global
Conocimos las copas menstruales a través de la hermana de Maxie, que habló casi religiosamente de sus beneficios. Nosotras las probamos después y nos quedamos impresionadas (sin pérdidas, sin productos químicos, sin tampones o compresas desperdiciados cada mes y por lo tanto ¡con un importante ahorro económico! Empezamos a preguntarnos… si una copa menstrual es una solución mucho mejor para nosotras ¿Por qué no puede serlo también para las mujeres y las chicas de los países en desarrollo? La Ruby Cup es reutilizable durante un máximo de 10 años,  por lo que es una solución real a largo plazo.

Barro, trapos y corteza
Nos gustó tanto la idea, que en junio de 2011 estábamos de camino a Kenia y produciendo Copas Ruby. Ese primer mes hablamos con los grupos de mujeres y de chicas, con las organizaciones no gubernamentales, con organismos gubernamentales e incluso con taxistas sobre el tema y nos quedamos horrorizadas al conocer la proporción de los ingresos de una familia que se destina a la compra de productos sanitarios (si es que podían permitirse ese lujo). Del mismo modo nos impactaron las alternativas que las mujeres se ven obligadas a encontrar: sábanas, trapos, barro, cortezas o trozos de colchón. La retroalimentación que obtuvimos de nuestra sencilla idea fue muy positiva y muchas nos preguntaron “¿Dónde puedo conseguir una?”

GGF

Educación, educación, educación
Animadas, continuamos nuestra investigación y encontramos que la educación es crucial cuando se trata de la adopción de los productos sanitarios. Las mujeres con las que hablamos nos hicieron todo tipo de preguntas sobre la menstruación, buscaban respuestas que no tenían a su disposición en la escuela o en casa. Nos hicieron preguntas como “¿Por qué sangro cada mes?” Y “¿De dónde viene la sangre?”. A partir de estas conversaciones comprendimos que hablar de la higiene menstrual requiere un enfoque amplio que incluye la educación sobre la salud reproductiva. Con esto en mente, desarrollamos materiales educativos, que incluyen dibujos de los órganos reproductores femeninos y explicaciones para enseñar de dónde vienen los bebés y de por qué las mujeres sangran cada mes.

El gran paso del 2011
Durante el verano, de vuelta en Dinamarca, nos lanzamos a la recaudación de fondos y desarrollo de productos. En septiembre de 2011, estábamos listas para darles un beso de despedida a nuestras familias y amigos y ¡mudarnos a Kenia! Creamos una empresa en Nairobi y nos dedicamos al desarrollo de productos.

Hoy
Julie y Verónica viven ahora en Kenia, vendiendo y distribuyendo La Ruby Cup a las mujeres y las chicas de los alrededores de Nairobi sin dejar de hacer crecer nuestro mercado online. Maxie apoya el proyecto desde la Oficina de la Ruby Cup en Berlín.

Estamos muy agradecidas por los viajes que hemos realizado a día de hoy y por todas las personas que han subido a bordo por el camino para ayudarnos, sin embargo, hay mujeres y chicas por todo el mundo que necesitan una Ruby Cup y necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir.

Gracias por apoyarnos en esta increíble aventura.

Maxie, Julie y Verónica