¿Qué significa Ruby Cup para las escolares de Kenia?

El Tabú de la Sangre

¿Alguna vez has pensado en cómo afrontan su periodo las chicas y mujeres que no pueden pagar compresas o tampones? ¿Qué harías tú? Es una pesadilla descubrir que has manchado la ropa y que los demás puedan verlo.

En muchas partes del mundo, esta es la vida de las mujeres y las niñas ¡cada día y cada mes! Se enfrentan a este problema cuando menstrúan porque sencillamente no pueden permitirse el lujo de comprar compresas o tampones. En lugar de eso, utilizan lo que tienen a mano, como cortezas, barro, periódico, telas y hasta pedazos de colchón. La menstruación es una barrera completamente pasada por alto con un gran impacto en la educación, el género, la igualdad y la dignidad humana más básica. La Ruby Cup intenta romper este tabú.

Aproximadamente 1750 millones las mujeres están menstruando. Las mujeres que utilizan tampones por lo general necesitan alrededor de 12.000 en su vida. En un año, una mujer gasta entre 50 y 100 dólares para los productos de higiene menstrual. Un concepto que se utiliza habitualmente en los programas de ayuda es el de centrarse en las mujeres para inducir el cambio social. Por ejemplo, el sistema de microcrédito implementado por el ganador del Premio Nobel de la Paz Mohamed Yunus, se centra en la mujer. En la mayoría de los países, las mujeres tienen más probabilidades de ser pobres, son más propensos a sufrir violencia sexual y están insuficientemente representadas en los actos oficiales. Las chicas que durante el período no tienen acceso a los productos de higiene menstrual tienen miedo a manchar y avergonzarse. Se quedan en casa durante sus períodos y pierden hasta un 20% del tiempo de escolarización (PNUD 2008). Esto significa cinco días al mes o alrededor de 2.400 días de su vida. No sólo es una buena idea enfocar y potenciar a las mujeres, sino una necesidad. Si se educa a las niñas, ayudaremos a erradicar la pobreza de manera sostenible.

Los Hechos

  • El Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas pide la protección de la higiene menstrual ya que la falta de higiene es un problema pasado por alto que dificulta la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de la educación universal y la igualdad de género. (Lee más aquí)
  • Los estudios demuestran que las niñas pierden hasta un 20% de su escolarización cada año, porque tienen miedo de manchar su ropa durante la menstruación, por lo que se quedan en casa. Esta ausencia hace que algunas niñas a abandonen la escuela por completo.
  • Al carecer de productos sanitarios adecuados, las chicas y las mujeres se ven obligadas a utilizar soluciones degradantes que no absorben bien y que con frecuencia tienen implicaciones graves para la salud en forma de infecciones y enfermedades.
  • Poner a disposición de las mujeres de los países en vías de desarrollo compresas plantea un grave problema medioambiental, ya que no existe la infraestructura apropiada para manejar este tipo de desperdicios lo que crearía problemas de salud adicionales.
  • Hay una falta general de educación y conocimientos en relación a la higiene menstrual y al uso de productos para la higiene menstrual.

La Solución

La Ruby Cup es una solución ecológica y duradera a ese problema y también una forma de iniciar una mayor educación sobre la salud reproductiva. Con una Ruby Cup, las niñas pueden asistir a todos los cursos de la escuela primaria, secundaria y a la universidad sin tener que preocuparse de su menstruación. Lee más sobre el trabajo de la Ruby Cup en Kenia.

wamba